El mundo necesita acelerar rápidamente su transición a las fuentes de energía limpias, alejándose del carbón y otros combustibles fósiles, para evitar un cambio climático extremo según el informe publicado este lunes 4 de abril por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC).

El consumo global de carbón tiene que haberse reducido un 95% a mediados de siglo con respecto a 2019, el de petróleo un 60% y el de gas un 45% para alcanzar la meta de que la temperatura media global no suba más de 1,5 grados centígrados, recomienda.

En los últimos meses, el IPCC había publicado las dos primeras entregas de una trilogía de evaluaciones científicas gigantescas: miles de páginas que describen el efecto invernadero y cómo está calentando el planeta, y lo que eso significa para la vida y la fauna. Este tercer informe describe qué hacer al respecto. Este esperado informe, concluye que las emisiones pueden reducirse a la mitad en 2030 si hay, entre otras cosas, cambios en el sector energético. En el escenario más optimista, donde se logra no rebasar ese límite de los 1,5 grados (o se supera momentáneamente a mediados de siglo para bajar de ese umbral después), "casi toda la electricidad proviene de fuentes que no emiten carbono o con bajas emisiones", destaca el texto.

Un 87% de la reducción de emisiones de dióxido de carbono y otros gases causantes del calentamiento global puede lograrse con una optimización del sector energético e industrial y el 13% restante con cambios en el sector agropecuario, afirma el documento. Subraya que lograr la neutralidad de carbono (emisiones netas cero) es "complicado, pero posible" si se apoya en nuevos procesos de producción que usen energías alternativas (entre ellas el hidrógeno) y otras medidas, algunas de ellas todavía en pruebas y que no han sido adoptadas para uso comercial.

"Adoptar las políticas, infraestructuras y tecnologías adecuadas para permitir que cambie nuestro comportamiento y nuestro estilo de vida puede conseguir una reducción de entre el 40% y el 70% en los gases de efecto invernadero hacia 2050", aseguró Priyadarshi Shukla, copresidente del grupo de trabajo que ha elaborado el informe. "Para cumplir con estos objetivos, se necesitan compromisos creíbles en políticas públicas, inversión privada, innovación, de forma rápida pero también sostenida en el tiempo durante varias décadas", dijo, por su parte, John Bistline, experto en clima del Instituto de Investigación de Energía Eléctrica y colaborador del informe.

El informe admite que la transición a las energías limpias supondría pérdidas multimillonarias por el abandono de las infraestructuras actuales y por dejar en el subsuelo recursos sin explotarl. "Alrededor del 30% del petróleo, el 50% del gas y el 80% de las reservas de carbón" deberían dejarse sin extraer "si el calentamiento se limita a 2 grados centígrados", dijo el informe, y agregó que la pérdida de riqueza de tales "activos varados" podría crear riesgos para los mercados financieros. Pero también hay oportunidades económicas en los nuevos sectores, destaca.