Entrevista a Daniel Coria, Rector de la Universidad del Centro Educativo Latinoamericano.

Desde lo personal ¿Qué significa este proyecto?

Muchísimo. Cuando empezamos con esta actividad no fueron muchos los que pensaron que esto iba a finalizarse. Siempre pensé que este desarrollo era necesario e imprescindible para que la universidad salga del aula y así poder tener una posibilidad de trabajo a campo y de experimentación. Le estoy muy agradecido a la universidad.

La etapa que se inaugura en este momento es la de grasas y aceites. ¿El próximo paso cuál es?

El próximo paso es la refinación del aceite. Lo que vamos a tener acá es aceite crudo y luego de esta refinación  la idea es trabajar con el expeller o sea con el remanente, con el poroto de soja para transformarlo en harinas de alto valor proteico que nos permita hacer un “hi-pro” que es la proteína que hoy ya se está vendiendo en otros países del mundo  como suplemento dietario para producir un alimento  proteico de bajo costo.

¿Existe una etapa para los biocombustibles?

Por el momento no tenemos esta etapa construida. Si estamos trabajando en investigación en la universidad partiendo del aceite de cardo salvaje  para utilizar un aceite que no sea comestible, y así  tener una fuente de materia prima para hacer biodiesel que no sea un aceite comestible. La idea es no competir alimento con combustible.  Ya hemos hecho pruebas y queremos dejarlo como una patente para que después se pueda trabajar. Hay muchas oleaginosas que pueden ser útiles, lo que queremos usar son aquellas que no sean alimento humano. 

Entrevista a Daniel Coria, Rector de la Universidad del Centro Educativo Latinoamericano.

 

Desde lo personal ¿Qué significa este proyecto?

Muchísimo. Cuando empezamos con esta actividad no fueron muchos los que pensaron que esto iba a finalizarse. Siempre pensé que este desarrollo era necesario e imprescindible para que la universidad salga del aula y así poder tener una posibilidad de trabajo a campo y de experimentación. Le estoy muy agradecido a la universidad.

La etapa que se inaugura en este momento es la de grasas y aceites. ¿El próximo paso cuál es?

El próximo paso es la refinación del aceite. Lo que vamos a tener acá es aceite crudo y luego de esta refinación  la idea es trabajar con el expeller o sea con el remanente, con el poroto de soja para transformarlo en harinas de alto valor proteico que nos permita hacer un “hi-pro” que es la proteína que hoy ya se está vendiendo en otros países del mundo  como suplemento dietario para producir un alimento  proteico de bajo costo.

¿Existe una etapa para los biocombustibles?

Por el momento no tenemos esta etapa construida. Si estamos trabajando en investigación en la universidad partiendo del aceite de cardo salvaje  para utilizar un aceite que no sea comestible, y así  tener una fuente de materia prima para hacer biodiesel que no sea un aceite comestible. La idea es no competir alimento con combustible.  Ya hemos hecho pruebas y queremos dejarlo como una patente para que después se pueda trabajar. Hay muchas oleaginosas que pueden ser útiles, lo que queremos usar son aquellas que no sean alimento humano.