La semana pasada se conmemoró el Día Mundial del Ambiente y el lema fue contaminación por plásticos. Sabemos que el plástico llega a nuestros ríos y océanos, y los contamina. Por eso es importante un uso adecuado del plástico, para evitar que éste traiga problemas ambientales.

Los plásticos tienen múltiples aplicaciones: packaging (en mayor porcentaje, y especialmente relacionado a la industria alimenticia), también se usa en hospitales, en el rubro de la construcción, la industria eléctrica y automotriz, en agronomía, artículos de uso doméstico, muebles y decoración.

Además gran parte de los plásticos son reciclables, razón por la cual es tan necesario separar los residuos en origen. Hay que separarlos en casa en dos contenedores: uno para orgánicos (cáscaras de fruta y verdura, cáscara de huevo, yerba) y otro para reciclables (cartones, plásticos, botellas, secos y limpios).

En Buenos Aires hay una asociación civil sin fines de lucro que se llama Ecoplas y está especializada en plásticos y medio ambiente. Su director ejecutivo Mario Tonelli y la gerente de asuntos gubernamentales y comunicaciones, Verónica Ramos, nos dijeron que más que prohibir los plásticos, hay que educar acerca de un uso adecuado de los mismos.

Los plásticos no contaminan, de hecho están aprobados por el Código Alimentario Argentino para estar en contacto con alimentos. Se usan hace 40 años en el país, por ejemplo en sachet de leche, botellas de agua, envases de distintos tipos de alimentos. Un 45 por ciento aproximadamente del total de consumo de plásticos, está destinado a envases en general (productos alimenticios, cosméticos, shampoo)”, dijo Tonelli.

Por su parte, Ramos comentó que el plástico es un material noble, inerte y reciclable. Y recalcó que no sólo se pueden separar las botellas plásticas sino todos los plásticos que se encuentran en el hogar (juguetes, calzado, tarjetas de crédito, sachets de leche, envases de yogurt).

Depositándolos en el contenedor para reciclables, se facilita el proceso y éstos se pueden transformar en otros productos (nuevos envases para gaseosas y agua, perchas, reglas, madera plástica).

“Hay pocas campañas de concientización para que la población separe los residuos. Ecoplas está enseñando en escuelas y también a los recuperadores urbanos a que conozcan los distintos tipos de plástico y los puedan separar”, agregó Ramos.

Datos locales

Hace más de 2 años que los supermercados dejaron de entregar bolsas de plástico en Rosario, y se sugiere el uso de la bolsa de tela. Sucede que las bolsas de polietileno se fabrican con petróleo (un recurso finito y contaminante). Además requieren mucho tiempo para desintegrarse, trayendo problemas al medio ambiente.

A la hora de separar los residuos en el hogar, el plástico debe disponerse en el tacho que tenemos en casa para reciclables, y luego tirarlo en el contenedor naranja. Debe estar seco y limpio.

Cabe destacar que en la ciudad contamos con la Planta de Compostaje Bella Vista (en zona oeste), donde se separan los residuos orgánicos para la realización de compostaje; y se está proyectando la construcción de una Planta de Clasificación y Recuperación de Residuos Reciclables, que funcionará en esta misma planta.

Para cerrar creo que el problema de la contaminación por plásticos está directamente relacionado con la mala disposición de los residuos: no separarlos adecuadamente, o arrojarlos a basurales a cielo abierto.

Es necesario dejar de considerar al residuo como basura y pasar a entenderlo como un recurso, como materia prima para futuros productos. Y de esa manera se aporta a la economía circular: se sale de la cultura del descarte, y se empiezan a incorporar hábitos para la reutilización de las cosas, lo que redundará en el cuidado del ambiente.