Por Lic. Belén Travesaro.

La arquitectura sustentable reduce el impacto negativo sobre la naturaleza y las personas. Por esa razón utiliza materiales y sistemas de edificación respetuosos del medio ambiente, a la vez que busca un ahorro de energía y agua.

Sus principios incluyen la adaptación a las condiciones climáticas, el uso de materiales ecológicos y la incorporación de las energías renovables.

Si bien está más desarrollada en el exterior, como en Europa y Estados Unidos, en nuestro país también se viene desarrollando. Cada vez son más las personas que se interesan por este tipo de construcciones.

Triple impacto

El arquitecto Eugenio Siri, gerente del Grupo Madero Arquitectura y Construcción, explica que este modo de trabajo contempla no sólo impactos positivos en el medio ambiente, sino también en los aspectos económicos y sociales.

Para el especialista el primer paso es aprovechar las condiciones climáticas para disminuir el consumo energético. Diseñar una casa “pasiva”: que no requerirá mucha calefacción o refrigeración. Porque se tendrán en cuenta su orientación, la ventilación cruzada, las sombras de los árboles.

Un segundo paso, agrega, son los materiales de construcción: elegir los que consuman menos agua y energía. La madera es un material noble. Prestar atención a los aislantes térmicos (aísla del calor) y a las aberturas con doble vidrio. Se sugiere el sistema reflectivo, de vidrios espejados, que evita el ingreso de luz solar.

Un tercer paso es planear estrategias para un uso eficiente de la energía, como la incorporación de energías renovables. Diseñar la casa previendo la instalación de  paneles fotovoltaicos y calefón solar.

Aspectos legales

Este tipo de arquitectura requiere reglamentaciones que la apoyen y permitan se sostenga en el tiempo. Todavía hay mucho por hacer en ese sentido.

Se han desarrollado leyes que regulan las aislaciones térmicas de las construcciones como la 13.059 de Buenos Aires. Y la Ordenanza 8757 (del 2011) de la ciudad de Rosario, que establece la incorporación de aislación térmica en techos y paredes exteriores, y la colocación de protección solar en los cerramientos transparentes según las orientaciones.

Más interés

Cada vez son más los interesados en las casas, edificios e industrias sustentables. Las mismas buscan reducir al mínimo el daño del medio ambiente y cuidar los recursos naturales.

Se trata de una tendencia mundial, que se va afianzando, en nuestro país. En Rosario se van sumando proyectos inmobiliarios de estas características. Para un mayor desarrollo, esta tendencia necesita ir acompañada de un cambio de conciencia donde se esté especialmente atento al cuidado del entorno.

Tener una casa de estas características implica un estilo de vida, que a su vez puede ir asociado a buenos hábitos como una correcta separación de residuos, la práctica del compostaje y el cultivo de una huerta.