En noviembre comienza la construcción de la nueva planta de tratamiento de residuos reciclables, que estará emplazada en la Planta de Tratamiento y Compostaje Bella Vista, ubicada en Las Palmeras al 4500 (zona oeste de la ciudad). El nuevo espacio procesará 50 toneladas de materiales reciclables por día y empleará a 40 recuperadores informales.
El anuncio fue realizado ayer por la mañana, en un acto realizado en el lugar de la obra, con la presencia de la intendenta Mónica Fein y la secretaria de Ambiente y Espacio Público, Marina Borgatello. Firmaron el acuerdo entre la Municipalidad y el Promudi (Programa Municipal de Inversiones) del gobierno provincial, para comenzar a construir a partir del 1º de noviembre.
La obra implica una inversión total de 50.097.064 millones de pesos y en junio pasado fue adjudicada a la empresa DEISA a través de una licitación pública. El plazo de construcción de la planta, proyectada por la Secretaría de Ambiente y Espacio Público municipal, es de 6 meses y tendrá capacidad para procesar 10 toneladas de residuos reciclables por hora.
Este nuevo espacio apunta a aquellos materiales reciclables que son separados en origen a través de contenedores naranjas, centros de recepción y el servicio puerta a puerta. Estará montada en una nave industrial de 1400 m2.
Contará con una zona de recepción y acopio de residuos reciclables, provenientes de la separación domiciliaria, de grandes generadores y la fracción reciclable del rechazo de la planta de compostaje.
Cómo funcionará
El proceso iniciará con una separación de materiales voluminosos que no correspondan a la fracción deseada, los admisibles avanzarán por un sistema de cintas transportadoras hacia una zona de extracción de envases de vidrio y bolsas de polietileno.
El material restante se clasificará mediante un sistema mecánico automático que los separará en dos: envases en general y planos. Cada una de estas fracciones será clasificada nuevamente en dos líneas diseñadas para tal fin, donde el personal operativo realizará la extracción en forma manual de los diferentes tipos de materiales reciclables.
En una de las líneas se separará: aluminio, plástico mezcla, PEAD color, PEAD Blanco, PET cristal, PET verde, ferrosos y otros, y en la otra: film plástico, cartón, papel blanco, papel mezcla, tetra brik, ferrosos planos y otros.
La línea de clasificación se complementará con una línea de prensado continuo de materiales reciclables. La prensa enfardadora tendrá una capacidad de procesamiento de 250 metros cúbicos por hora. Aquellos residuos que no se separen seguirán en la línea y serán transportados hasta su descarga en camiones como material de rechazo para su posterior disposición final.

Foto: Subsecretaría de Comunicación Social (Silvio Moriconi).